Trucos

Algunas reglas de oro

El surf te fascina, el surf te atrae, te apasiona. He aquí un manual técnico para progresar. Como toda lección dada sobre el papel, es más fácil decirlo que hacerlo. Se perseverante. Sobre todo cuando practiques intenta sentir las reacciones de tus movimientos, de tu plancha, de la ola. Volvamos a los consejos dados aquí. Poco a poco esto se convertirá en algo instintivo. Lo más duro para progresar en el surf es que el tiempo de práctica de deslizamiento sobre la ola, es muy corto, algunos segundos. Surfeando no tienes tiempo de analizar lo que estás haciendo. He aquí porque es un trabajo a corto plazo. Después de haber tomado la ola, repiensa lo que has sentido donde ha funcionado, donde has fallado. Poco a poco tus movimientos se irán ajustando. Ejercítalos ya que será así como a prenderás a tomar una buena trayectoria sobre la ola.

Esencial para progresar:

#1 Para ir con las olas, hace falta un mínimo de condición física. El mejor entrenamiento para el surf, es la natación: el crawl, con este estilo conseguirás desarrollar la musculatura de los hombros y en las olas podrás remar mejor.

#2 El surf es un deporte que se practica en el mar e incluso, aunque no estés lejos de la orilla, puede ser peligroso. Donde vayas a surfear mira bien antes de entrar como son las olas, dónde está la marea, las rocas, como se desplaza la corriente. Si tú no conoces el terreno, no dudes en pedir consejo a otros surfistas. En tanto no vayas a ningún terreno conquistado, siempre encontrarás surfistas amigables.

#3 Cuando surfeas, no esperes a salir cuando estés agotado. En el momento que tengas frío o estés cansado , sal del agua. Es mejor surfar varias veces por un corto período de tiempo, que estar varias horas seguidas en el agua.

#4 Cuando haya olas durante varios días y quieras aprovecharlas, come por las noches azúcares lentos (pastas, arroz…) es mejor que tomar una tableta de chocolate antes de entrar en el agua. El surf es una carrera de fondo que un sprint.

#5 El surf no es solamente una atmósfera oceánica. Date el placer de ser un poco más contemplativo en el agua.

#6 El surf es una cultura, una historia, un modo de vida, de espíritu, una cierta ética, una actitud ante la naturaleza… se sensible y aún te asombrarás más.

#7 Cuando en las olas hay buenos surfistas contigo, no te enfades si te cogen muchas olas, más bien obsérvalos. Observa su posición en las maniobras, como encadenan las mismas, dónde se sitúan en las mismas, cómo arrancan... etc...

#8 Inversamente, no te quedes sentado en tu plancha esperando, muévete, rema, deslízate entre los surfistas, es así como tendrás tu turno y tu ola. Si encuentras un spot sin demasiada gente, incluso si las olas son un poco más pequeñas aprovéchalo. Aunque salgas del agua alucinado o decepcionado (el surf, es una mezcla de frustración y de gran dicha), piensa que siempre vale la pena el haber ido al agua (a menos que sea peligroso).


La elección de una tabla


La elección de una tabla depende de tu peso y tu nivel. Si eres un adulto y estás iniciándote: coge una tabla que flote, gruesa y suficientemente larga. Si eres un adulto y estás progresando: coge una tabla que tenga la suficiente estabilidad cuando estés remando y que sea un poco más afilada.

Estás creciendo e iniciándote: coge una tabla bastante fina, pero que pueda sostenerte al remar en las maniobras y que se deslice bien.

Principios de base de la forma de una tabla

#1 Mirando la tabla de perfil, tienes el rocker, la curva vertical. Un rocker pronunciado (abananado) es sinónimo de una tabla maniobrable. Un rocker tendido (más plano) es sinónimo de una tabla más rápida, que desliza mejor, pero más difícil de girar.

#2 Mirando la tabla por debajo, tienes el outline, la forma general de una tabla. Un outline redondo y largo conviene para las olas pequeñas y sin fuerza. Un outline más estrecho conviene para las olas más potentes. Atención : hay diferencias mínimas, muy a menudo de sólo 2 o 3 mm. De la combinación de estos principios de base que hace la diversidad de tablas y de su adecuación con relación a tu peso, altura, nivel el tipo de olas e incluso tu estilo. Coordenadas válidas para olas de 0.50 a 2 m.

#3 Apretando la mano en el borde de la tabla podrás sentir el espesor y la forma del rail. El espesor debe adaptarse a tu peso. La forma del rail es más bien redonda para iniciarse, afilada para las olas huecas, redondeada encima y cuadrada debajo (boxy) para dar más nervio a la tabla.

#4 La parte trasera (tail) es más larga para olas suaves y más estrecha para olas huecas, redondo (mejor deslizamiento) para maniobras suaves, cuadrada (con más agarre) en maniobras más cerradas.

#5 La parte delantera (nose) está más levantada para el encadenamiento de maniobras radicales al apoyarse en la parte trasera. Es más plano en trayectorias más deslizantes en apoyo sobre la parte trasera y central de la tabla. Y es más afilado para el paso del pato (ver punto “Remar”)


Ponerse de pie

Ejercitar sobre la arena el ponerse de pie sin ponerse de rodillas. Antes de ir al agua, practica el ponerse de pie. Deposita tu plancha y hunde las quillas en la arena. Haz como si estuvieras remando y levántate de golpe.

No aprendas a levantarte en 2 tiempos, de rodillas y después de pie.

Más vale caerse a menudo al principio intentando ponerse de pie de golpe. Esto es esencial para progresar.

Al levantarte, reparte tu peso sobre los dos pies, piernas dobladas y el busto hacia delante para mantener tu equilibrio y no caerte hacia atrás, bajo el efecto del movimiento de la ola.


Remar

Para remar bien reparte el peso de tu cuerpo sobre la tabla. Cabeza levantada, pero sin arquear demasiado levantada, tus hombros deben estar más o menos a la altura del tercio delantero de la plancha. Una buena posición al remar es muy importante. Esto lo sabrás cuando veas como se desliza bien tu tabla. Mantén las piernas juntas. Rema como nades el crawl, levantando los hombros y sumergiendo la mano lejos, hacia delante y empujando más fuerte al final del golpe de remo.


Remontar / Tomar una ola

Observa como rompen las olas y la corriente. Espera el mejor momento, método en el agua por la parte donde la ola acaba de romperse. Remonta, teniendo sobre el lado exterior el oleaje.

Para olas de arena que el punto donde se rompen las olas se desplaza, es necesario atravesar la barrera de la espuma: cuando aprendemos, agarrándonos con la cabeza baja a nuestra plancha y cuando hemos progresado hundiendo la parte delantera de la plancha (ver pato) y girando sobre la espuma, cuando estamos con un longboard, agarrando fuertemente la plancha por sus railes o bordes.

Atención: al remar, no metas nunca la plancha de lado con relación a la ola. Mantener siempre la plancha con la punta hacia el pico. Una ola se levanta súbitamente delante de tuyo: te sumerges soltando tu tabla, pero procura que no haya nadie detrás de ti, si no puedes intentar retener la plancha cogiendo lo más cerca posible el invento.

Si te metes en una corriente (toma un punto de referencia antes de ir al pico) y no puedes salir de la misma aprovecha la espuma, aprovechando la corriente.

Importante: el surfista que está sobre la ola tiene prioridad al que esta subiendo al pico. Si hay riesgo de colisión debes alejarte del surfista sobre la ola, pasando por debajo de la misma.

Estás aprendiendo: Entrénate a levantarte y a girar con la espuma de la ola.

Estás progresando: una vez que estás en el pico localiza en el horizonte una ola, si la ola se rompe en toda su longitud déjala pasar. Si rompe poco a poco de izquierda a derecha arranca.

Para arrancar: rema fuerte un poco antes de que venga la ola. Y sobre todo cuando sientas que pasa por debajo de ti, continúa remando. La ola va más rápido que tú y si quieres cogerla, debes adelantarte a la misma.Si la pendiente de la ola es demasiado suave, será un poco pronto para arrancar.

Importante: El surfista que arranca por la parte más interna del punto donde rompe la ola, tiene la prioridad. Tienes que dejarte pasar la ola. Antes de arrancar, mirá siempre alrededor de ti. Si a pesar de todo sales, aléjate lo más rápido posible del giro.


Take off

Al remar para arrancar, observa como la ola va a romper y abrirse.

Una vez que tu sientas como te lleva la ola, ponte de pie de un golpe, piernas flexionadas y el peso ligeramente hacia delante.

Mantén tu cuerpo compacto en la pendiente. Al levantarte, fija la parte baja de la cola, allí donde quieres iniciar el giro.


Bottom Turn

En tu take off , has visto donde querías girar: completamente en la parte baja de la ola si esta rompe lentamente y un poco antes de la pendiente, si esta rompe rapidamente.

Para iniciar tu giro has pivotar la parte superior de tu cuerpo, balanceando los hombros en el mismo sentido de cómo rompe la ola. Al realizar el movimiento, apóyate sobre el pie trasero. A medida que tu cuerpo pivota la tabla se apoyará sobre el rail (canto interno) y el giro se iniciará.

Al salir del giro, reequilibras el apoyo entre el pie trasero y el delantero y aprovechas la proyección de tu bottom turn para remontar la pendiente.

Atención : no des golpes secos. Despliega tus movimientos a medida que giras. Al girar fijas la mirada en la cresta de la ola, allí donde vas a iniciar tu roller. Bottom turn front side, el apoyo sobre el pie esta contrabalanceado con una ligera proyección del cuerpo hacia adelante.

Bottom turn backside: el apoyo sobre el pie trasero está reforzado por un ligero balanciamiento de tu cuerpo hacia atrás.

Roller

Al salir de tu bottom turn tienes la vista fijada sobre la parte superior de la ola que rompe delante de ti .

Cuando llegas debajo de la cresta, apoyándote sobre tu pie trasero, balanceas los hombros en la pendiente. Este pivoteamiento de la parte superior de tu cuerpo debe preceder tu giro.

Iniciando así tu Roller, la tabla gira sobre la parte trasera. A medida que esta se vuelve a dirigir en el sentido de la pendiente, sueltas tu apoyo trasero y bascúlas ligeramente tu peso hacia adelante. A la salida de tu Roller, estás como en posición de take off.

Roller of the lip: Ya no es un roller debajo de la cresta de la ola si no sobre el labio de la ola el movimiento es el mismo, pero el impacto de la ola hace la maniobra más difícil.

Para mantenerse bien en la bajada, agáchate a la salida de tu roller, la tabla bien plana y repartiendo tus apoyos sobre los dos pies.


Cut back

En la salida de tu bottom turn, vos delante de ti como la ola que rompe, se debilita.

La cara de la ola no está aún lo suficientemente vertical para hacer un roller. Entonces decides hacer un gran giro sobre la parte más plana de la ola.

Gracias a la proyección de tu bottom turn, te relanzas remontando un poco lejos delante de donde rompe la ola.

Una vez separado sobre tu hombro, haces pivotar la parte superior del cuerpo, balanceando los hombros y los brazos hacia el interior de la ola. Inicias así la curva de tu cutback y te apoyas poco a poco en tu pie trasero. Este apoyo debe estar bien dosificado y continuo para que la tabla se ponga sobre su rail interior sin derrapar.

Durante tu cut back, tienes la cabeza y la vista orientadas hacia la espuma de la cual vienes y a medida que girar tu cuerpo bascula hacia el interior de la ola. Con tu tabla otra vez plana al final de la ola, repartes entonces tu peso sobre los dos pies. Al salir de tu cutback, llegas sobre la espuma. Antes de golpearla haces un contraviraje, como un bottom turn, pero más seco para volver a tomar la dirección de donde rompe tu ola.


Tubo

Maniobra reina del surf, el tubo necesita una ola hueca, es decir que rompa sobre poco fondo. Las olas de arena con poco fondo. Las olas de arena con la marea baja, son frecuentemente huecas. Otro factor para que una ola sea hueca, es el viento que sopla de tierra (off shore). A diferencia de otras maniobras, el tubo no es tanto una cuestión de movimiento, si no de posicionamiento en la ola.

Después de tu bottom turn la ola empieza a romper 3 o 4 metros delante de ti. No pretendas hacer un roller.

Proyectado por tu giro te pones de lado, en el sentido donde rompe la ola, más o menos en la mitad de la pendiente. Situándote así, adelantas un poco sobre la tabla, para ir más rápido, los pies ligeramente sobre el rail interior para que éste agarre en la parte hueca de la ola. Te encoges un poco, acercando tus nalgas a las pantorrillas y no inclinando unicamente la parte superior de tu cuerpo. En ese momento la ola pasa por encima de ti y tú te dejas deslizar conservando la parte delantera de la tabla bien en el eje de donde rompe la ola, dosificando tu apoyo trasero.

Si la ola te cae encima, gracias a tu posición bien encogida y a tu velocidad podrás resistir el impacto… considerando que la ola no sea muy mala. Después ya es un asunto de pros.

Importante dentro del tubo: tener una buena trayectoria en la ola ni demasiado alto para no ser aspirado por la rompiente ni demasiado bajo para no recibir el impacto de la ola durante la maniobra.

Floater

La ola va a cerrarse delante de ti y el floater consiste en pasar por encima, para volver a coger la rompiente que abre te sitúas oblicuamente a la altura de la cresta. Después te aligeras de tu tabla y haces pasar esta por encima de la cresta en el momento que la ola rompe.

Estás entonces encima de la ola. En ese momento diriges la tabla hacia abajo, caes con la espuma y la adelantas un poco para evitar el impacto de la explosión de la ola. El éxito de tu floater reside esencialmente en la velocidad que hayas cogido antes de lanzarte encima de la ola. El floater es la misma figura, pero más fácil. Consiste en pasar solamente por la espuma de la ola.

Snap Back

A veces es útil frenar, para volverse a situar en el corazón de la rompiente.
El snap back es un poco como el cutback pero más seco y más rápido. El apoyo muy fuerte sobre el pie trasero, precede el pívote de los hombros. La tabla gira sobre sí misma, al mismo tiempo que tu cuerpo. El giro se hace más con la tabla plana que sobre el rail. Ejerciendo la presión al máximo, la parte trasera de la tabla derrapa (es el tail slide de los pros de hoy en día). Con un ligero contratiempo a la salida de tu snap back, pero calado cerca del curl, bascúlas tu peso hacia delante y relanzas tu tabla en el sentido de la rompiente.


El pato

Cuando nadas para pasar las olas, te sumerges debajo. El pato es lo mismo pero con tu tabla.

Al principio es un poco difícil, nos agita la ola y no conseguimos pasar a través de ella. Pero después es muy eficaz.
Remas delante de la ola (espuma o muro de agua). No te pares.

A dos metros del punto de encuentro, agarras los rails del tercio delantero, hundiéndolos bajo el agua, empujando fuerte debajo de los brazos. En el mismo movimiento pones tus rodillas debajo de la pelvis.

Así penetras en el agua, una pierna flexionada la otra extendida.

Al final del picado, bajo la ola empujas tu rodilla levantando la parte delantera de tu tabla.

Bajo el efecto del empuje, sales del otro lado de la ola. Es importante no salir demasiado pronto, con el riesgo de que te perturben las turbulencias de la ola.
Una tabla fina en la parte delantera y no muy gruesa facilita la maniobra.

Wipe out

Inevitable aunque seas un pro o un principiante es inútil luchar bajo el agua, gastas oxígeno para nada.
Solamente una vez que la ola haya pasado y que tu cuerpo se ha estabilizado puedes realizar algunas brazadas para subir más rápido.
En general no estarás más de 10 segundos bajo el agua, pero esto puede parecer largo, ya que esto no tiene nada que ver con una apnea en la bañera de tu casa.
En condiciones duras puedes llegar a estar entre 15 y 20 segundos, pero este no es aún tu caso.
Cuando sientas que vas a caer en la ola, es una manera de evitar el impacto de la cresta y de no ser cogido por la ola cuando no hay mucha profundidad.

Longboard

Hasta finales del los años sesenta, las planchas de surf oscilaban entre 2.80m y 3m y pesaban a veces más de 10 kilos. Para tener más maniobrabilidad surfistas y shapers hicieron evolucionar en los años setenta las tablas acortando hasta llegar a los ochenta el thruster de un metro ochenta. A pesar de esta evolución, que permitía más maniobrabilidad no era opción a gusto de todos. Algunos surfistas han permanecido fieles a los longboards de los sesenta y su estilo de vida. Desde mediados de los ochenta, el longboard ha vuelto a entrar con fuerza.
Permite por su flotabilidad un acceso más fácil a la práctica del surf, tanto para los que se inician como para los que por su edad o condiciones físicas ya no quieren llevar los finos thrusters de hoy.
Aunque el movimiento en las maniobras, sea el mismo , el longboard es una práctica diferente al surf.
Además de girar sobre tu tabla, andas. Vas hacia delante para hacer un nose riding. Vuelves sobre la parte trasera para hacer tu cut back y doblando la pierna trasera un knee turn.
La cualidad principal del longboard es obtener una sensación de deslizamiento inigualable, sobre todo con olas pequeñas, esto es grande. Ten mucho cuidado cuando los sueltes en el agua por la seguridad de los demás surfistas. Además como la tabla le permitirá arrancar más fácilmente y por lo tanto coger más olas, procura dejar algunas para los demás.